fbpx

19 de diciembre, 2019

Por

 chematrix

I love you haters

Haters, es el slang que usamos para referirnos a esas personas que con o sin motivos simplemente se esmeran en odiar —»hate» en inglés—, maldecir o criticar sin descanso a un artista, marca, producto, evento, destino, género musical, o hasta si haces o dejas de hacer algo; pretextos sobran. Pero no se trata de un gruñón que se dedique a criticar todo a su paso —esos son mal-cogidos—, sino de aquellos que descargan su mala vibra a un objetivo en particular, ejemplo claro, todos los que no le van al América.

Y es que no importa que se hable de algo positivo, de algo que siquiera promueva partidismo —como el fútbol— porque puede tratarse de un concierto o hasta un acto caritativo. Postéalo en Facebook y los haters aparecerán como por arte de magia. ¿Y por qué escribo sobre esto?, porque los haters son buenos.

Nos reímos mucho cuando notamos estas actitudes que ni al caso vienen con algunos temas, porque en realidad ciertos comentarios no tienen una razón de ser, si algo no te gusta; no lo compres y punto. Pero no, los haters tienden a aplastar marcas (bajo su propio criterio) y se llenan de pretextos para llenar cuanto pueden con su mala e innecesaria vibra.

¿Y por qué son buenos? En primer lugar por feedback, siempre es bueno recibir críticas por muy destructivas que estás sean, ya que te ayudarán a ver qué es lo que estás haciendo y cómo es que te perciben las demás personas, pero claro, nunca deberás intentar darle gusto a todos y también aprender a tomar las cosas de quienes vienen. En segundo lugar; porque importas. Eres tan importante que tú, tus actividades, tu marca o producto están haciendo ruido, están causando impacto, estás en el mapa y eso siempre es algo bueno. No importa lo que hagas o digas, los haters siempre estarán ahí para darte sus argumentos y pretextos, para intentar destruirte y como no tienen nada más que hacer se han vuelto muy buenos en ello.

La neta «todos somos haters» y todos tenemos algo que nos caga la madre nomás porque existe, porque no nos gustó que hicieran algo diferente a lo que quisiéramos y ¿por qué vamos a callarnos si tenemos el derecho a expresarnos, verdad? Odiar es un sentimiento que nace puramente de la incomprensión hacía algo, cuando no lo entendemos o no queremos entenderlo tendemos a odiarlo, envidiarlo, acosarlo e intentar destruirlo.

Ni pedo, está en nuestra naturaleza, el punto es reconocer que ser un hater refleja algo de nosotros mismos. Odiar a los haters es irónico, así que ríete de ellos como de ti mismo, diviértete con esa crítica y recuerda que si hablan a tus espaldas es porque vas por delante 😉

Comparte esto

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Tal vez te interese…