fbpx

31 de julio, 2020

Por

 elchemachow

Sin miedo al éxito pá

Se puso de moda la frase: “Sin miedo la éxito pá”, y me da gusto porque creo que nos han educado teniéndole miedo al éxito, o pensando que no lo merecemos, creo que el problema existencial comienza cuando confundimos éxito con fama.

Porque se puede ser exitoso sin necesidad de ser famoso, pero los medios nos han hecho pensar que no, que el éxito solo es éxito cuando viene con fama, pero otra vez entra una nueva confusión, confundimos fama con reconocimiento social, y es que a ver ¿Qué es la fama, qué es el éxito y qué es el prestigio?

Éxito: Resultado, en especial feliz, de una empresa o acción emprendida, o de un suceso.

Fama: Hecho de ser reconocidas las cualidades de una persona o una cosa, o los actos de una persona, por mucha gente y de que se hable de ellos.

Prestigio: Buena fama o buena opinión que se forma una colectividad sobre una persona o una cosa.

Quisiera ser directo, de acuerdo a las previas definiciones, primero debes ser exitoso, luego adquirirás fama, y si te llegas hacer de una buena fama, lograrás obtener el prestigio. Así de fácil el camino.

Todo sería así de fácil si no nos gobernara la envidia ¿Qué es la envidia?

Envidia: Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra posee.

Y no sé qué es peor, sentir envidia o que te envidien, porque nadie quiere aceptar ser un envidioso y no porque esté mal en la escala de valores más básica, más bien porque da pena aceptar que tienes envidia, porque aceptarlo sería como sentirte inferior y eso afectaría tu ego, y no, no vamos a definir ego porque todos sabemos perfectamente de lo que hablamos y no nos vamos a perder en esa discusión.

Por otra parte, que te envidien es la otra cara de la moneda, pero no significa que sea mejor, porque es algo que tú no controlas, hagas lo que hagas estará mal si lo que quieres es complacer a las personas que te critican por todo y quieren lo que tú tienes. En esta postura te vuelves desconfiado, retraído, te aislas y cierras tu círculo de amistades. Vives dudando de los halagos y muchas veces haces a un lado las verdaderas opiniones que te podrían hacer mejor persona.

¿Cuál es mi punto?

Pienso que para lograr el éxito en algo, debes comenzar por tener una razón de peso para hacerlo, no por moda, no por competencia, no por llamar la atención. Debe ser por pasión, que te mueva hacerlo, recuerdo a Dave Grohl decir que cuando eres músico, el que tuvieras la oportunidad de hacer conciertos y que la gente te escuchará y te aplaudiera debería de ser la mejor paga, obvio que es un punto de vista muy romántico, pero así debe de ser el primer impulso para decidir hacer o no algo, como cuando de verdad te gusta alguien y te propones conquistarle. Solo así lograrás tener éxito, porque con tan solo realizar la actividad por sí misma estarás sintiéndote feliz, realizado y el tiempo que se le dedica a algo que te apasiona, nunca es tiempo perdido.

Claro que si logras hacer las cosas por pasión y por vocación, seguro te van a salir bien, vas a tener que pasar por una curva de aprendizaje y valoración, pero al final tendrás éxito y con ello vendrá la fama, junto con su satélite no deseado “la envidia”, y aquí es donde aplica la frase: “Sin miedo al éxito pá”, que quiere decir; sin miedo a los comentarios envidiosos que te desaniman, sin miedo a perder falsos amigos, porque los amigos que te dejan de hablar por ver que vas creciendo, no son amigos, amigo date cuenta.

Pienso que para ser sabio, siempre se debe comenzar por ser necio, después debemos pasar por la penosa etapa de ser inteligente, penosa porque a veces el inteligente habla cuando se tiene que callar, y al final llegarás a la gloriosa etapa de ser sabio, cuando sabes cuando hablar, cuando callar, pero sobre todo, cuando irte de la fiesta.

Quisiera mencionar que la fama no es opcional, que te reconozcan la fama o no, es algo que puede pasar, pero cuando alguien brilla siempre se va a notar, el brillo no es por vanidad, más bien viene de la honestidad de tus actos, una persona brilla más, cuando más honesta es con lo que hace, con lo que piensa, con lo que dice, y lograr esa combinación es un paquete que no todos saben abrir.

Así que cuando comiences a brillar, “no le tengas miedo al éxito pá”.

Este tipo de ensayos por lo regular los deben de hacer los filósofos, las personas viejas que hayan demostrado cierta experiencia de vida y hasta cierto grado de estudios, pero si logras leer esto sin prejuicios, te darás cuenta que lo que te digo es de corazón, y que algo he vivido como para soltar este tipo de aseveraciones, claro que en la vida nunca se deja de aprender, pero de vez en vez se puede parar y compartir lo que se piensa.

¿Cómo vencer a la envidia?

No sé donde leí lo siguiente, pero me sirve para explicar mi punto:“Mientras vivas en la comparación, nunca vas a disfrutar de lo que realmente tienes”. Y es completamente cierto, cuando comiences a sentir envidia por algo de alguien que crees que deberías de tener tú, es importante hacer una pausa y pensar si estás valorando todo lo que sí tienes, partir desde un punto de vista positivo y no desde uno negativo, porque el pasto siempre va a ser más verde en el jardín de enfrente, y es inútil molestarse por la fama ajena, es triste sentir envidia por el éxito de los demás, pero es más triste gastar tus energías en querer sabotear el trabajo de alguien más, en lugar de invertir tu tiempo en forjar tu propio éxito, construir tu fama y edificar tu propio prestigio.

Este texto va dedicado a ti, que has aceptado en mi cara haberme cerrado las puertas para que no obtuviera ese trabajo, a ti que me ofreciste disculpas, al calor de unos alcoholes, por haber hablado mal de mí sin conocerme, a ti que ahora me llamas y me dices que nunca hubieras pensado que yo iba a ser quien te ofreció ayuda cuando más la necesitabas y sin guardar rencores.

Con este texto quiero darte las gracias, gracias por obligarme a crecer, por empujarme a redoblar mis esfuerzos y demostrarme que siempre puedo lograr más, gracias por enseñarme cómo no se le debe tener miedo al éxito pá.

Comparte esto

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Tal vez te interese…